LOS APARATOS I : EL REFORMER.

LOS APARATOS I : EL REFORMER.

El creador del método pilates, Joseph Hubertus Pilates, ideó el sistema a partir de una serie de máquinas para mejorar el movimiento y la postura.

Poco a poco os iremos desvelando y explicando cada uno de estos aparatos (los más conocidos, puesto que son muchos) para que podáis haceros una idea de lo que nos pueden aportar en nuestros entrenos, así como conocer su historia y algunas curiosidades.

Joseph la bautizó con el nombre de “universal reformer”, el reformador universal, y podemos considerarla como la pieza estrella del método; tiene su propia secuencia, establecida primero por el creador y luego ligeramente modificada por una de sus sucesoras Romana Kryzanowska.

Ideado para reformar el cuerpo y transformarlo en uno renovado y mejorado, nos ayuda a encontrar otra parte del sistema pilates: el trabajo con la máquina.

Como bien indicaron tanto J.Pilates como Romana, la máquina no hace el movimiento por ti, sino que aporta la resistencia justa para que tengamos que moverla desde la musculatura más profunda;  aunque, todo sea dicho, por supuesto que se movilizan los grupos musculares más grandes.

Pero… ¿Qué aspecto tiene este aparato? ¿Cómo funciona?

En apariencia es como una cama más baja de lo normal, los fabricantes actuales suelen hacer varias medidas, la estándar suele ser de unas 86 pulgadas. A simple vista tiene líneas sencillas y elegantes tanto en su versión de madera como en la de aluminio y consta de varias partes:

  • El carro, forrado en piel con dos hombreras (que parecen topes) y un cabecero
  • Barra de pies (foot bar), en la maquinaria clásica solo hay una posición. Existen casas que añaden varias posiciones para comodidad del ejecutante.
  • Barra de muelles (spring bar), esta barra puede moverse para ajustarse a la altura de la persona y a su flexibilidad.
  • Muelles (springs), 4 muelles en los reformers clásicos, 5 en otras casas. Además en los tradicionales estos muelles tienen  la misma intensidad mientras que en los contemporáneos tienen diferente fuerza.
  • Correas de piel, van sujetas a la estructura y al carro y se utilizan para diferentes ejercicios.
  • Caja, se usa para diferentes ejercicios, colocándose la caja sobre el carro.
  • Straps y manetas, son accesorios para pies y manos.

Antes de empezar a trabajar en este maravilloso aparato es necesario conocer sus partes, así como los aspectos básicos en la seguridad. Cómo sentarse, levantarse y moverse en la máquina son aspectos fundamentales antes de empezar con ningún ejercicio. De ese modo evitaremos caídas o golpes innecesarios.

Como hemos comentado anteriormente existe una línea de aparatos clásica y otra contemporánea, la diferencia sencillamente es que la primera se centra en modificar lo menos posible la maquinaria, hace cambios, sí, pero siempre intenta que prevalezcan las exigencias de su creador legítimo, así como sus herederos.

En la línea contemporánea se han hecho modificaciones mayores, muchas atendidas a las necesidades de diferentes lesiones o para dar comodidad a los clientes.

¿Es una mejor que otra? Bueno, en nuestra opinión, depende de los objetivos que se persigan.

Si buscas un entrenamiento de fuerza y de acondicionamiento quizás te encuentres más cómodo trabajando con la maquinaria clásica, pues tendrás que trabajar y entrenar hasta hacerte con la máquina.

Si buscas algo que te resulte más fácil (aunque también tiene su parte dura eh…) quizás prefieras trabajar con un reformer que te de comodidades.

Es como si lo comparamos con coches clásicos y  modernos… unos tienen más prestaciones que otros, más comodidades… pero conducir un mustang de los 70  tiene algo mágico, especial y que te hace sentir realmente bien.

Sin duda, para salir de dudas lo mejor es PROBARLO.